CALEFACCIÓN, RADIADORES ELÉCTRICOS... ¿QUÉ OPCIÓN ES LA MEJOR PARA CALENTAR LA CASA?

  • Ahorro
  • GRUPCLAU
  • Multiservicios Tarragona

 

Aunque es todavía otoño, el frío ya está en las puertas. De hecho, para este fin de semana hay una gran bajada de temperaturas y el frío ártico traerá consigo las primeras nieves y heladas de la temporada. Ahora es cuando aparece la duda que siempre nos acompaña en esta época del año: ¿cuál es el mejor sistema para calentar la casa?

La calefacción supone el 69% del gasto en las facturas anuales, por encima del agua caliente y el aire acondicionado, según Certicalia. Los aliados perfectos para combatir el frió son los sistemas de calefacción. Existen varias opciones a la hora de calentar la casa y hay que tener en cuenta que, dependiendo de las características de nuestro hogar –desde la climatología, aislamiento, pasando por el tamaño, distribución o número de personas que viven en casa– la elección será diferente, según explican en su blog Fotocasa. 

Los tipos de calefacción se pueden dividir según la fuente de energía (biomasa, geotérmica, solar, eléctrica y gas) o según el aparato o sistema a partir del cual se obtiene el calor (suelo radiante, bomba de aire, eléctrica por acumuladores, eléctrica por convectores, emisores termoeléctricos y calderas con radiadores de agua).

 

Calefacción de gas

Es el sistema de calefacción más usado por los españoles debido a su bajo consumo energético, su eficiencia y que no es contaminante. Si decanta por el gas, el modo en el que se calentarán los hogares será a través de radiadores que repartirán el calor y que rápidamente caldearán las estancias.

 

Gas propano

El gas propano es un poco más caro que el natural, aunque los precios varían dependiendo de la compañía y el momento. El propano resulta más contaminante y sucio, pero es buena elección a la hora de calentar hogares grandes.

Tiene una potencia calorífica superior al gas natural y similar al gasóleo. Su principal inconveniente es el peligro que supone almacenar los recipientes o depósitos en casa. El caso del gasóleo es similar a este.

 

Calefacción eléctrica

Muchos de los sistemas de calefacción que se encuentran en el mercado funcionan con electricidad. Normalmente son los más baratos de instalar en los hogares, calientan la casa más deprisa y sus costes de mantenimiento son bastante escasos, pero en general son los más energía consumen. Al final del mes resulta más cara la eléctrica que la de gas.

Las continuas subidas de luz complican más la decisión de instalarlo. Aun así, es buena opción si es en zonas cálidas y lo es en segundas viviendas, donde su uso es poco habitual.

 

Las bombas de calor

La bomba de calor es un tipo de calefacción eléctrica. Como viene en forma de aire acondicionado, permite tener calor en invierno y frío en verano en un solo aparato, así resulta más barata y simplifica la instalación. A pesar de que el consumo energético es menor que en el caso de los radiadores eléctricos, su instalación es más compleja y supone un alto coste de instalación.

Se recomienda no usarlo en zonas con climas demasiado fríos, porque cuando bajan mucho las temperaturas puede aparecer hielo en ciertas partes del equipo, haciendo que la máquina se detenga por un periodo de tiempo para derretirlo, y deja de intercambiar calor con el exterior.

 

Suelo radiante

Este sistema se instala debajo del suelo de las viviendas. Los cables eléctricos o tuberías desprenden calor, que van desde abajo hasta arriba, calentando el suelo y finalmente el ambiente de toda la casa. Esta modalidad es más económica, cómoda y limpia, pero es el más costoso a la hora de instalar, ya que necesita muchas obras y además el mantenimiento puede ser caro.

 

La biomasa

Este tipo de energía se está implantando poco a poco en España. Es la más ecológica detrás de la solar. Las calderas de biomasa funcionan gracias a la potencia calorífica de combustibles vegetales (pellets, cáscara de almendro, hueso de aceituna o astillas de pino), más económicos que los combustibles fósiles. Además, se puede complementar con chimeneas o estufas de leña (depende de la zona, si son pueblos donde se permiten y está ya instalada en la casa).

En el caso de la solar, se puede decir que en muchos edificios ya se obliga a tenerlo incluido y eso a la larga favorecerá y tendrá menos coste, aparte de ser la más ecológica. Puede ir acompañada de calefacción de gas, etc.

 

20MINUTOS