COMUNIDADES DE VECINOS EN "LA NUBE"

  • GRUPCLAU
  • Multiservicios Tarragona
  • Tecnología

 

Los administradores de fincas de España han redactado una nueva propuesta de Ley de Propiedad Horizontal (LPH) que van a presentar antes de que acabe el año en el Ministerio de Fomento. Entre las medidas que plantean está la de modernizar las comunidades de propietarios, que hasta ahora han ido un paso por detrás de las necesidades cambiantes de la sociedad y de los vecinos, sobre todo los más jóvenes.

El objetivo es que sean digitales y para ello proponen que la LPH permita que cualquier propietario pueda asistir y votar en una junta mediante videoconferencia o cualquier otra herramienta telemática de comunicación similar. "Las juntas virtuales, aunque son un gran avance, todavía no están respaldadas por la legislación vigente. Si bien es cierto que el reto de los administradores de fincas es adecuar la tecnología al día a día de las comunidades, la LPH no regula la celebración de juntas a través de videoconferencias o vía streaming", señala Isabel Bajo, presidenta del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (Cafmadrid). La ley actual dice que los acuerdos solo se pueden adoptar por los propietarios que asisten a esas juntas de forma presencial o mediante representación.

Aunque hay otros muchos aspectos de la vida comunera donde la tecnología sí se ha hecho fuerte. Frente a las comunidades tradicionales, donde la información se transmite en los corrillos improvisados de las escaleras y por el boca a boca, tratan de despuntar otros instrumentos que hacen accesible la información relevante para todos los vecinos. "Las herramientas usadas son muy variadas, desde grupos en Whats­App o Facebook, portales gestionados por el administrador, hasta el uso de plataformas especializadas", dice Christian Butt, fundador de Vecinos.net. Estas plataformas ofrecen soluciones online a medida: votaciones o juntas, gestión de incidencias, comunicados, documentos compartidos, debates, etcétera. 

Con el correo electrónico, las redes sociales y los mensajes al móvil se gana agilidad, transparencia y democracia. "Mediante el uso de herramientas digitales, los administradores de fincas pueden gestionar comunidades casi tres veces más rápido; pueden ahorrarse hasta un 70% del tiempo que invierten en sus gestiones con vecinos y proveedores", indican en Tucomunidad.com, plataforma web creada por IESA, empresa proveedora de soluciones tecnológicas. Esta firma cree que la tecnología permitirá recibir información geolocalizada del barrio o comunidad de propietarios en el smartphone o autorizar el paso a la finca a través de él.

Las nuevas herramientas también animan a los vecinos a participar mucho más en el día a día de su comunidad. Todos los propietarios pueden hacer propuestas en cualquier momento y comprobar al instante si la idea tiene apoyo del resto o no, explica Butt. Y hacer reservas de instalaciones comunitarias, como pistas de pádel o de tenis, desde el móvil o el ordenador.

Otra de las señas de identidad es la existencia de buzones inteligentes. La tecnología desarrollada por la startup Citibox, que permite al usuario recibir sus pedidos online en sus casas sin necesidad de estar allí en el momento de la entrega, ya se integra en los nuevos edificios. De hecho, ha sellado distintos acuerdos con las promotoras Gestilar, Aedas Homes o la SOCIMI Testa Residencial, entre otras.

Aunque van tomando forma, "apenas un 10% de las comunidades están asumiendo de manera gradual este nivel tecnológico", apunta Isabel Bajo. "Hay que pensar que en los edificios residenciales habita todavía un amplio porcentaje de personas mayores, que no han sabido adaptarse a los nuevos cambios, y que conviven con jóvenes que no conciben el funcionamiento de las comunidades sin un uso eficaz de las herramientas tecnológicas que existen", insiste. Las fincas que más están adoptando estas soluciones son de reciente creación, cuentan con amplias zonas comunes y tienen conserje 24 horas. Mutua de Propietarios, en colaboración con la Cátedra de Vivienda de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, ha preguntado sobre las herramientas digitales que desearían incorporar los vecinos. Las más valoradas son las de gestión económica, de incidentes y quejas.

El ahorro de costes en este tipo de bloques, aunque mínimo, se da porque se evita el gasto en papel y ensobrado, agiliza las incidencias y ahorra tiempo a los administradores para acometer otro tipo de funciones más importantes.

 

EL PAÍS