MI CASA SEGURA EN VACACIONES

Comprobar si nuestra vivienda tiene la cobertura adecuada nos ayudará a viajar más tranquilos

  • briconsells
  • Consejos
  • Reforma

 

 

Mar o montaña, costa o interior, hotel, casa rural, apartamento o camping… las opciones para pasar el periodo vacacional que tan merecidamente se ha ganado durante todo el año son muchas y de lo más variado. El destino dependerá de las preferencias y también del presupuesto.

 

Hay quien dice que “como en casa, en ningún lado” y no es ninguna mentira, pero resulta curioso que llega el verano y lo que más se desea es salir de ella y disfrutar de otros lugares. Es labor nuestra y de quien nos proporcione el alojamiento hacer que allá donde estemos sea un espacio cómodo y seguro. Y en ese sentido, en el de la seguridad, es importante saber qué nivel de tranquilidad tendremos donde vayamos, ya que hay múltiples formas de alojamiento.

 

  • Alquiler de apartamento o casa rural. Alojarse en una casa rural o en algún apartamento en la playa, es de lo más común y es una de las opciones que más gusta, tal y como lo avala el Instituto Nacional de Estadística a través de su encuesta de ocupación en alojamientos turísticos extrahoteleros del año 2013, en la que expone que las pernoctaciones en apartamentos aumentaron un 2,8%. Este tipo de alojamientos aportan comodidad ya que no hay horarios de ningún tipo, solo los que uno mismo se ponga. Además son recomendables para grupos grandes de personas o familias numerosas ya que suelen ser más baratos que un hotel. En este caso, antes de realizar el alquiler, es necesario hablar con el propietario o intermediario y verificar que el inmueble cuenta con un seguro de hogar, con la cobertura de Responsabilidad Civil como mínimo, de modo que en caso de que ocurra algún incidente sea el seguro el que se responsabilice frente a terceros.
  • Hotel. Otra opción conocida por todos es la de alojarse en un hotel, un lugar donde tienes todos los servicios y comodidades como el servicio de habitaciones, minibar… Los complejos hoteleros suelen tener contratados seguros en los que se cubran las pertenencias de los clientes, por lo que en caso de robo el seguro repone o indemniza lo sustraído. En este sentido, también es frecuente que el seguro con el que cuentan los hoteles cubra el robo de dinero de los clientes dentro y fuera de la caja fuerte, así como el robo de vehículos dentro del recinto del hotel. Además, también en caso de producirse un accidente dentro del hotel por el mal estado de las instalaciones por ejemplo, el hotel hará frente a las indemnizaciones a través de la cobertura de Responsabilidad Civil. Es importante conocer, si se diera el caso, si el hotel dispone de un límite económico en la Responsabilidad Civil, y de qué importe límite se está hablando. De cualquier modo, cuando viajamos y nos alojamos en un hotel, no está de más hacer un inventario de lo que hay en la habitación y de lo que nosotros llevamos.
  • Camping y caravana. Si de ahorrar se trata, el camping es una de las opciones con las que veranear puede ser de lo más económico, además también según el Instituto Nacional de Estadística, en el periodo de marzo y abril las pernoctas en campings han aumentado un 7.3%. Consiste en alquilar una parcela en la que ubicar la tienda o la caravana. Los campings como todo el resto de alojamientos debe tener un seguro de Responsabilidad Civil, pero además en ese seguro se deben de contemplar coberturas para los usuarios del camping así como para sus posesiones. En cuanto a la opción de la caravana o autocaravana, es importante conocer que como vehículos que son es obligatorio que tengan un seguro, pero además tienen ese componente de vivienda, por lo que asegurar ese “hogar” es también muy importante. Es por esto que se precisa de una cobertura de continente y de contenido, en la que llevar a cabo una buena valoración de los bienes que la componen será primordial en caso de indemnizaciones. También habría que hacer distinciones entre caravanas de más o menos de 3.500 Kg o de si se trata de una caravana estática o dinámica, todo ello hará que varíe el precio del seguro y las coberturas necesarias.

Sea cual sea el destino, lo ideal es sentir seguridad, ya que las vacaciones son para descansar y dejar de pensar en las preocupaciones del día a día, es ese momento en el que poder desconectar. Por lo tanto también puede resultar recomendable contratar un seguro de viajes, para combatir cualquier imprevisto que pueda surgir, como pérdida de equipajes, pérdida de avión, tren o autobús, overbooking…

 

Deja tu casa segura

 

En el periodo vacacional, dejamos nuestra casa para ir a otro lugar, pero es esencial dejar esa casa segura y protegida de robos, ya que según el Ministerio del Interior, estadísticamente es el momento del año que más robos en domicilios se producen, junto con el periodo de Semana Santa. Desde el Ministerio del Interior apuntan que “los delincuentes no veranean” y que por ello hay que tomar una serie de medidas para evitar esos robos.

Entre las medidas que se pueden adoptar está la de no airear sus vacaciones y menos a través de las redes sociales. Es importante cerrar bien todas las puertas y ventanas, no bajar del todo las persianas, contar con la colaboración de un vecino de confianza, dejar ropa tendida, o incluso comprar un programador de encendido y apagado de luces para simular que hay movimiento en el hogar.

En verano, ten la certeza de que cualquiera que sea el lugar al que te dirijas estas vacaciones estás protegido ante los imprevistos más indeseados y además asegúrate de cuidar tu hogar también cuando no estás en él.

 

ECONOMIA.ELPAIS.COM  |  DE EDICIONES EL PAIS