QUÉ HACER CON EL JARDÍN EN PRIMAVERA

  • GRUPCLAU
  • Jardineros
  • Multiservicios Tarragona

 

Debería ser lógico. Una vez llega la primavera es época de plantar, de sembrar y hacer todo lo que no hemos podido hacer en el jardín durante el invierno. No existe mejor época para que todos se renueven en el reino vegetal. Pero a la hora de hacer nuestra parte ¿estamos claros de lo que debemos hacer para aprovecharla?.

 

La primavera es bondadosa. Todo lo que hagamos en el jardín ella lo multiplicará por veinte y hasta por treinta. Pero si no estamos claros de lo que estamos haciendo, podemos promover la multiplicación de cosas que no nos interesa que crezcan o se multipliquen.

 

Entonces démosle un repaso a las tareas más importantes para que este año nada se nos escape. Recuerda que todo lo que hagas durante la primavera también le servirá de base al jardín durante el verano y el otoño. Así que toma la primavera como un punto de arranque o de partida. Pues como dice el viejo refrán: “el que da adelante da dos veces”.

 

Limpia el jardín

 

Es solo lógico. Si llevas meses sin pisar el patio por culpa del invierno, tienes que saber que debido al viento, el frío, las lluvias o la nieve muchas cosas en el jardín deben haber cambiado. El patio puede estar lleno de ramas y hojas secas, semillas que han traídos los pájaros, plagas escondidas entre la materia seca, etc.

 

Antes que todo aprovecha y haz una buena limpieza en el patio. Barre hojas, ara las primeras capas de tierra, elimina semillas o desperdicios que puedan estar afeando el patio. Despeja el área antes de entrar en las verdaderas tareas.

 

Poda ramas y troncos

 

La primavera todo lo renueva, así que este es el momento perfecto para cortar ramas, bajar la altura de los arbustos, de los árboles y así promover los nuevos crecimientos en plantas que necesiten fortalecer su estructura. Poda y dale forma a tus plantas sin miedo, esta es la época para hacerlo.

 

Enmienda el terreno

 

Luego del invierno muchos terrenos quedan resecos, compactados y no muy bien fertilizados. Aprovecha y enmienda la tierra agregando tierra nueva y fértil en las primeras capas. También puedes airear el terreno punzándolo con una herramienta tipo tridente para que entre el oxígeno a las raíces de tus plantas.

 

Fertiliza de forma orgánica

 

Una de las mejores formas de enmendar el terreno es agregándole composta orgánica. Esto no solo ayuda a fertilizar, pero también ayuda a airear el terreno y a promover una actividad biológica saludable en el mismo.

 

Hidrata profundo

 

Dependiendo de cuán húmedo o seco sea el invierno en el área donde vives, posiblemente necesites rehidratar tus plantas de forma profunda para que comiencen a desarrollarse de nuevo. Espera a que el sol comience a tibiar un poco para evitar que se vaya a congelar el agua una vez entre en la tierra.

 

Corta bien el césped

 

Igual que se recomienda no podar demasiado el césped durante el verano (para evitar que se reseque), en primavera se recomienda todo lo contrario. Esta es la mejor época para podarlo agresivamente. Ya que debido a las condiciones del clima se recuperará fácilmente. También aprovecha y cubre calvas o áreas secas con semillas o césped nuevo.

 

Elimina malas hierbas

 

Justo antes de que comience de lleno la primavera, lo primero que comienza a brotar son las malas hierbas. Aprovecha ahora que están aún pequeñas y que no tienen semilla para eliminarlas. Una vez crezcan y abran sus vainas repletas de engendros, se te hará más difícil controlarlas.

 

Mueve tiestos hacia fuera

 

Si tienes plantas dentro de la casa, este es el momento perfecto para sacarlas a pasear un rato. Ya que los rayos del sol aún son suaves, y las temperaturas no muestran cambios drásticos. Colócalas en lugares bien iluminados como el balcón o terraza, pero no directamente ante los rayos del sol.

 

Trasplanta

 

Como antes mencioné, en la primavera todo se multiplica. Este es el momento de podar también las raíces y cambiar de tiesto aquellas plantas que necesitan una nueva casa. Provéeles un tiesto más grande, tierra nueva y fértil. En pocas semanas notarás una gran mejoría en su color y tamaño.

 

A plantar desde la semilla

 

Luego de enmendar, limpiar e hidratar el terreno, es momento de la siembra. Compra semillas de todo tipo, desde vegetales hasta plantas florales. Recuerda que tienes a tu favor toda la primavera y verano para su cultivo y desarrollo.

 

Plantas perennes y anuales

 

Combina plantas anuales con las perennes. De esta forma tendrás un jardín cambiante por el resto del año. Una vez los tulipanes e irises terminen su periodo de estar en flor, tendrás otras plantas que irán floreciendo una vez llegue el verano. También puedes sembrar enredaderas con flor como la mandevilla, para agregar color a las verjas y otras estructuras.

 

Siembra árboles frutales

 

La mayoría de los árboles frutales que se siembran en primavera tienen muchas más posibilidades de supervivencia. Para los árboles frutales los primeros meses son cruciales. Entonces, qué mejor época para plantarlos que cuando la naturaleza está regalando vida y salud en todas las esquinas.

 

La primavera es la base de todo en el reino vegetal. Es la época en que las plantas despiertan, estirando sus ramas y raíces hacia el infinito. Esta es la época donde las posibilidades parecen no tener límite, y es que en realidad no lo tienen. Pero quien único tiene el poder de sacarle el mejor provecho a esta época del año en beneficio de su propio jardín, eres tú. ¡Aprovéchala!

 

ABOUT